10 hábitos que sabotean el logro de tus objetivos financieros y vitales

10 hábitos que sabotean el logro de tus objetivos financieros y vitales

Hoy vengo con un post polémico. Como bien sabes, mi objetivo en este blog es ayudarte a alcanzar la libertad financiera. Se trata de un objetivo bastante ambicioso. No es un fácil de conseguir sin sacudir los cimientos de tus viejas creencias sobre el dinero. Espero es que este artículo te invite a reflexionar sobre tus viejos hábitos y te proporcione una nueva perspectiva.

Como generación, los millenials tenemos un mayor acceso a oportunidades que cualquier otra generación en la historia de la humanidad. Tenemos una infinidad de maneras productivas en las cuales podríamos enfocar nuestra inteligencia, pasión y atención. Sin embargo, al mismo tiempo también existe una cantidad ilimitada de distracciones alejándonos de aquellas cosas que realmente nos importan.

En este artículo voy a listar diez hábitos aparentemente inocuos que enfrentamos regularmente, y cómo nos alejan de nuestros objetivos. Tanto en lo relacionado con nuestras carreras, negocios y finanzas como en la persecución de nuestras pasiones. La mayoría de nosotros cae en estos comportamientos a diario, lo que nos supone un coste de oportunidad aberrante. No hay nada de malo en caer en estas trampas de vez en cuando. El problema es ceder ante estas actividades habitualmente como parte de tu rutina diaria.

10 hábitos que sabotean tus objetivos vitales

1. Televisión y películas

A menos que seas un ser superior, habrás llegado a casa del trabajo y te habrás desplomado en el sofá frente del televisor u ordenador para mirar unas horas de series o películas. La mayoría somos tan buenos negando la evidencia que incluso llegamos a auto-convencernos de que este hábito es productivo. Cualquier cosa que miremos está bien porque se trata de un documental o serie que expande nuestras mente. O nos pone al día con la programación que “todo el mundo deberia ver”.

Literalmente miles de horas de nuestras vidas son derrochadas en esta actividad. Sobre todo cuando consideramos además el proceso de seleccionar la película o programa que queremos ver. En el pasado he consumido hasta una hora simplemente eligiendo una película o show improductivo de entre el surtido disponible.

Mis objetivos vitales no incluyen ser el que más contribuye a una conversación relacionada con Juego de Tronos o Friends. Netflix y el 99.9% de la programación televisiva seguramente tengan muy poco que contribuir a mis metas. Son una distracción, una pérdida de tiempo y, lo peor de todo, un coste de oportunidad. Podría estar haciendo algo mejor con mi tiempo casi todo el rato.

Me importan demasiado mis objetivos, y a pesar de que miro un mínimo de televisión y películas de vez en cuando, ya no es parte de mi rutina diaria. Creo que soy mucho más productivo, feliz y progreso hacia mis objetivos más rápidamente con este cambio.


2. El entretenimiento deportivo

Seguir el deporte profesional es una distracción enorme. La mayoría caemos en la mentalidad de que mirar deporte no nos aleja de nuestros objetivos activamente. Nos auto-convencemos de que nos ayuda a producir conexiones y conversaciones con otros. Pero si consideramos el coste de oportunidad, los deportes se convierten en un lastre importante. Esto no significa que deberías arrancarlos de tu vida definitivamente. Pero sí que ser un fanático del equipo local y mirar cada partido de liga, copa y torneos internacionales te esta suponiendo un coste brutal.

Un ejemplo personal fue la primera Champions en cuya final mi (ex) Atlético de Madrid perdió con el Real Madrid. Recuerdo que faltaba al gimnasio y me perdía eventos sociales. Me ponía contento, triste o enfadado por cosas completamente fuera de mi control. Odiaba a los rivales, gastaba tiempo y energía en despotricar e incluso gritarle a un árbitro a través de la televisión.

Miraba no sólo partidos, sino también noticias deportivas e incluso programas estúpidos (estilo El chiringuito de jugones) en los que sólo se dedican a generar polémica. Gastaba dinero en merchandising, entradas, cervezas en la peña y viajes. Y estaba ignorando muchas cosas que eran realmente importantes para mí.

Tras aquel año, decidí eliminar el deporte profesional de mis hábitos diarios, y mirando atrás me sorprende pensar por qué me importaba tanto. Hoy me sigue gustando el deporte y no me importa ir a un partido de vez en cuando, sobretodo cuando consigo entradas gratis o juega la selección de rugby. Pero al final del día, hacer que el Madrid o el Barsa sean una gran parte de tu vida diaria te convertirá en un gran… fan del Madrid o el Barsa. ¿Es eso lo que quieres ser y por lo que quieres ser reconocido?

10 habitos que sabotean tu exito - Entretenimiento deportivo - Rentabiliza Web

Como todos sabemos, hay estudios que demuestran que gritarle al televisor mejora el rendimiento de tu equipo en un 73,8%…

3. Una vivienda cara lejos del trabajo

Tener un chalet en las afueras o un piso en la zona pudiente de la capital puede suponer un masivo desvío de recursos en contra de tus objetivos. Muchos creen erróneamente que su casa es un “activo” para su estatus social o una inversión. Los sangra vivos en pagos de hipotecas que les impiden acumular riqueza. Los fuerza a gastar mucho tiempo improductivo conduciendo en atascos desde y hacia el trabajo. Y además los incentiva a permanecer en casa, a menudo solos, aburridos y cansados de una larga semana en el trabajo.

Vivir a todo lujo es caro de mantener y motiva otros hábitos incluso más perniciosos para tus metas. Gente que elige ese estilo de vida suele comprar un coche caro para compensar el largo viaje al trabajo. También suelen desviar recursos significativos en forma de tiempo y dinero a mantener y decorar su hogar. Lo que es peor, se sienten justificados para pasar tiempo “disfrutando” su casa (vagueando o mirando television o deportes).

“Sacrificar” tu residencia de lujo (al menos en el corto plazo) por algo más sencillo y cercano al trabajo puede ser la decisión más poderosa que puedes tomar para perseguir tus sueños. Liberarás tiempo y dinero que podrás invertir más productivamente. Recuerda que el dinero que ahorres e inviertas hoy será lo que te hará rico en el futuro gracias al interés compuesto.

4. Comer fuera

Hay ocasiones en las cuales quedar con alguien para comer puede ser muy productivo. Como ponerse al día con un amigo o familiar, o un socio o compañero de trabajo a través de un almuerzo o unas cervezas. Pero comer fuera habitualmente por defecto está matando tus metas, sobretodo financieras. Comer fuera regularmente tiene los siguientes inconvenientes:

  • Comer fuera es caro. Conozco gente que compra comida fuera casi cada día (y quien sabe cuanto gastarán en pedir cenas). Incluso conozco gente con el hábito de pedir desayuno, almuerzo y cena en un típico día laboral. Eso puede llegar a suponer €30 al día, siendo muy conservadores.
  • Comer fuera consume tiempo. Estás derrochando tiempo haciendo cola, pagando, viajando desde y hacia el restaurante, esperando que la preparen y el vagueo habitual de sobremesa.
  • Comer fuera no es sano. Seguro que hay sitios en los que puedes comer sano si estás dispuesto a pagar la prima. Pero seamos honestos, no es la norma.

Comer fuera es aceptable cuando eres invitado a un evento o es la mejor manera de conocer gente importante para tus metas. Esta situación es más rara de lo que estamos dispuestos a admitir, a menos que deliberadamente intentemos conocer nueva gente clave a diario. A menudo nos engañamos al pensar que un almuerzo ha sido “productivo”, cuando solo ha sido una pérdida neta para nuestras carteras, productividad y salud. No caigas en esta trampa. Desarrolla el hábito de planificar y preparar tu propia comida. Cambia tu estándar a una comida saludable, eficiente y deliciosa.

5. Las redes sociales

Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, Snapchat y cualquier otra son ya parte de nuestra ocupación diaria. Es complemente aceptable e incluso obligatorio en algunos casos, participar en redes como parte de nuestros trabajos. Nos ayudan a llegar a más gente, compartir nuestro contenido, logros, e hitos con otros, y a generar negocio. El problema con estas herramientas es que están diseñadas para distraernos. Su objetivo es mantener nuestra atención por tanto tiempo como sea posible y tan a menudo como sea posible. Es su trabajo, así hacen dinero. Y son muy buenas en ello.

Si te tomas en serio el éxito y alcanzar grandes metas, no deberías desperdiciar tu día en las redes sociales. Sólo utilízalas eficientemente, efectivamente y brevemente para compartir, acceder y colaborar en aquellos temas que son relevantes para tus objetivos.

Si quieres ver cómo les va a tus amigos y ponerte al día con sus vidas, revísalo una vez a la semana únicamente siguiendo a aquellos de los que te interesa saber. Ese pibón de la Universidad que acaba de encontrar trabajo en Londres no te interesa. Su vida no debería aparecer en ninguna de tus feeds y no debería ocupar ni un segundo de tu tiempo. Si algo interesante ocurre con ella o incluso con alguien más importante de tu entorno, te vas a acabar enterando de todas formas. Ya sea a través de “radiopatio” o cualquier otro medio. No te genera ningún beneficio ser el primero en conocer dicha información.

10 habitos que sabotean tu exito - Redes sociales - Rentabiliza Web

Cuidado! Armas de distraccion masiva…

6. La música

Casi puedo escuchar los quejidos de desaprobación mientras escribo esto. La música por sí misma es maravillosa y tiene beneficios comprobados para la salud cuando se consume apropiadamente. Si necesitas unos minutos de tu canción favorita en la mañana o música de relajación mientras trabajas, o canciones potentes para motivarte a entrenar, obviamente sería un error suprimir la música de tu vida diaria.

Pero seamos honestos, no escuchamos música rutinariamente sólo para reducir el dolor, aliviar la depresión o aumentar la intensidad en el gimnasio. Si estás escuchando a tu artista favorito, reconoce que en ese momento estás priorizando el objetivo recreacional por sobre tu carrera, desarrollo personal u objetivos vitales. La música no te está ayudando a conseguir tus objetivos, no importa si es pop, rock, rap o heavy metal.

A diferencia de otros hábitos de la lista, la música no te priva directamente de tu habilidad para hacer otras cosas, pero podría ser remplazada por algo que te ayudase a progresar a tus metas. La cadena que escuchas cada mañana camino al trabajo debería ser intercambiada por un audiolibro sobre inversión inmobiliaria, un podcast sobre desarrollo personal o algo igualmente productivo. A lo largo del tiempo, la persona que renuncia a la música en favor de la auto-educación tendrá una ventaja enorme sobre quien elige la música.

La música te distrae. Esto también ha sido científicamente probado, con la posible excepción de escuchar música dentro de una banda estrecha de aceptabilidad. Libera tiempo y tus tareas repetitivas podrán ponerse a un uso mucho más productivo al escuchar contenido que te ayude a crecer en los negocios, vida personal o desarrollar nuevas capacidades.

7. Salir de fiesta

Se me ocurren un sinnúmero de maneras en que salir de fiesta afecta tu capacidad de alcanzar tus metas últimas. Salir es caro, sobretodo si incluye cena, entradas a sitios, bebida y taxi de vuelta a casa. Si bebes y fumas estás además menguando tu salud y tu capacidad productiva. Por último, salir de fiesta no sólo afecta a tu productivad del día que sales. Si no que también te mantiene vegetal durante buena parte del día siguiente.

No voy a decir que yo no he disfrutado mi parte de fiesta y vida nocturna. Pero tampoco me miento a mí mismo pensando que ha resultado productivo para mis objetivos vitales. Fue divertido, sin más. La gente que he conocido saliendo es muy poco probable que me ayuden a conseguir mis objetivos. Como el resto de los hábitos, ceder ocasionalmente no va a devastar tu progreso, pero lo va a ralentizar. Posiblemente de forma considerable. Reconócelo y moderate adecuadamente.

8. Ir de compras y comparar precios

Existen algunos elementos en tu vida que pueden suponer una gran diferencia en tu productividad. Y existen elementos que durarán mucho más que otros. Por ejemplo, yo podría dedicar una cantidad de tiempo considerable a elegir un nuevo colchón, casa, ordenador o póliza de seguros, ya que esto podría mejorar significativamente mi calidad de vida, mi productividad, mi tranquilidad de conciencia y mis finanzas personales.

Por otro lado, muchas veces gastamos demasiado tiempo en comparar opciones entre cosas que realmente no son importantes. Un ejemplo es el proceso de selección de películas descrito anteriormente, pasear sin rumbo por las tiendas de un centro comercial o navegar por comparadores en internet. Como muchos otros hábitos en esta lista, se trata de una pérdida de tiempo y dinero por cosas que obviamente no nos producen bienestar por más que un breve período de tiempo.

Hacer compras debería llevar lo mismo que lleva entender que es lo que necesitas y cómo funciona la relación calidad-precio. Las decisiones solo necesitan un proceso mas intensivo cuando lo que está en juego es importante.

9. El botón de repetición de alarma (snooze)

El botón de snooze es el mayor aliado de la persona ambiciosa. Mantiene a la competencia en la cama, desde donde no puede competir. Mejor aún, los mantiene somnolientos, improductivos, y en una situación mucho peor que si hubieran salido de la cama en primer lugar.

Cuando el boton de snooze suena, se acabó. No vas a obtener más descanso productivo. No vas a sentirte mejor en 10 minutos, 30 minutos o una hora mientras tu alarma sigue sonando cada 10 minutos. De hecho, en realidad te estás poniendo en una situación peor que si hubieses salido de la cama a la primera. Al menos desde la perspectiva de los beneficios del dormir.

El botón de repetición de alarma te está costando mucho más que los pocos minutos extra que te quedas vagueando improductivamente en la cama. Te está costando las siguientes varias horas de productividad y agilidad mental. Cuando suena la alarma, levántate enseguida y siéntete agradecido de la cantidad de sueño que has conseguido, cualquiera que sea. Repetir la alarma no va a ayudarte a sentirte mejor.


10. La mentalidad de querer hacerlo todo

La generacion millenial es reconocida por valorar las experiencias por encima casi de cualquier otra cosa. Yo también valoro experiencias increíbles por encima de posesiones materiales, y espero ver tanto como sea posible de lo que este mundo ofrece. No obstante, muchos llevan esta mentalidad al extremo. Así, acaban teniendo un sinnúmero de experiencias superficiales en una gran cantidad de áreas. Pero esto puede darse a expensas de convertirse en excelentes en solo un puñado de areas que realmente disfrutan.

Los millenials parecen priorizar el tener un amplio abanico de experiencias de vida, pero fallan a la hora de obtener un nivel profundo de experiencia o pasión sobre un rango más estrecho de hobbies. No puedes comprometerte a ningún proyecto o visión que te ayude a hace un impacto en el mundo o que te dirija al exito si estas demasiado preocupado con experimentar todo lo que el mundo tiene para ofrecer.

Esto no significa que no deberías tener hobbies o pasiones que genuinamente quieras perseguir. Pero en lugar de intentar hacerlo todo, elige unas pocas que realmente adores y desarrolla un nivel íntimo de experiencia y conocimiento en esas áreas. Por supuesto, desarrolla nuevos intereses fuera de tu zona de confort. Pero no olvides que el grueso de tus esfuerzos debería concentrarse en tus fortalezas y en aquellas debilidades que tengas que superar para conseguir lo que realmente quieres.

Resumen

He hecho algunos reclamos bastante polémicos y criticado hábitos que parecen estar bastante extendidos y que disuaden a la generación actual de obtener el éxito que buscan. Personalmente creo que las actividades mencionadas arriba hacen muy poco por impactar en nuestra felicidad diaria y en muchos casos son simplemente malos hábitos que succionan nuestros recursos y nos impiden dedicarlos a crearnos una mejor vida.

Podríamos negar esta lista y argumentar que en realidad existen algunos méritos en cada uno de estos hábitos (con excepción del botón de snooze). Pero si somos honestos con nosotros mismos, estas cosas no nos están ayudando a crecer en nuestras vidas personales, ni con nuestras finanzas o pasiones. Necesitamos dejarlas ir de nuestras vidas.

También entiendo que muchos de nosotros caemos en estos hábitos de vez en cuando. No hay nada de malo en ello. De hecho, con moderación, estas actividades pueden ser divertidas y aportar a nuestra felicidad. Pero tienes que ser consciente de que cuando se convierte en demasiado, es el momento de moderarse y ponerse en serio sobre lo que quieres conseguir en esta vida. En ese momento verás que estos hábitos no deberían ocupar lugar en tu vida diaria. Y pronto comenzarán a desaparecer gradualmente de tu rutina.

¿Qué te parece esta lista de hábitos? ¿Me he dejado alguno en el tintero?
Publicado en Ahorro, Desarrollo Personal y etiquetado , , .

Soy Drago, un apasionado de las finanzas personales y de la inversión. Mi misión es alcanzar la independencia financiera y ayudarte a ti a conseguirlo. También me apasiona el deporte (sobretodo el rugby) y el heavy metal. Sigue mis pasos hacia la libertad financiera en RentabilizaWeb.com...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.