7 consejos para incrementar tu patrimonio

Tu patrimonio neto dice muchas cosas de ti. Entre otras, puede darte una idea de cuanta libertad financiera dispones en un momento determinado. Si mañana dejases de recibir un salario, ¿cuántos días podrías sobrevivir a tu nivel de gasto habitual con tu patrimonio neto líquido?

¿Qué es entonces el patrimonio neto? Se trata posiblemente de la forma más utilizada para cuantificar nuestro éxito financiero. Para calcularlo, tienes que sumar el valor de todos tus activos o propiedades, y restarle la suma de tus pasivos o responsabilidades.

A manera de ejemplo, la revista Forbes publica todos los años su lista de las personas más ricas del mundo. Pues bien, dicha lista está basada en el cálculo del patrimonio neto de los individuos. Al menos para aquellas personas de las cuales se tiene constancia de forma pública. Por ello nunca aparecen en la lista fauna como Putin, Maduro o el ya extinto Pablo Escobar.

Si tú también has calculado tu patrimonio neto, y piensas que necesita un buen empujón, sigue leyendo. Aunque mejorarlo puede parecer una empresa muy difícil, sólo requiere algo de orientación y mucha fuerza de voluntad. Pero todo el mundo puede hacerlo.

7 formas de hacer crecer tu patrimonio

1. Cancela tu deuda mala, utiliza deuda buena

Como sabes, existen dos tipos de deuda: deuda mala y deuda buena. La deuda mala es la que se utiliza para comprar pasivos, mientras que la deuda buena es la que se utiliza para comprar activos. El truco reside en eliminar la deuda mala y utilizar deuda buena para apalancarse.

Comprar activos con deuda te permitirá generar ingresos adicionales en el futuro, sin que hoy tengas que descapitalizarte por completo. Tu deuda mala debería convertirse en liquidez que puedas utilizar para incrementar tu patrimonio. Identifica tu deuda con más alto tipo de interés y paga esa primero. Y luego ve a por la siguiente. De esta forma tus pagos serán menores cada mes.

Si no te gusta tener deuda, ni siquiera buena, págalas tan pronto como te sea posible. Pero infórmate sobre las posibles penalizaciones que sean aplicables por pago anticipado (como ocurre con las hipotecas). La clave reside en conocer cuánto debes y tener un plan para devolverlo. Haz pagos extra cuando sea posible y trabaja para reducir tu carga total de deuda.

Y mucho cuidado con recurrir a empresas de consolidación de deudas. Lo que hacen es comprar tus deudas y emitirte un nuevo préstamo con unos pagos menores, pero durante más tiempo. Con lo cual acabas pagando mucho más en intereses.

2. Recorta tus gastos

A nadie le gusta oir que está gastando mucho y que debería cortarse un poco. Todos sabemos que comer en restaurantes y comprar siempre los últimos gadgets tecnológicos son prácticas aberrantes para nuestra salud financiera. Pero lo que no nos damos cuenta es cómo los gastos hormiga también se van agregando y convirtiendo en un problema.

Convierte en un hábito el anotar todos tus gastos durante una semana. Te sorprenderás al notar cuánto de tu nómina se filtra por estos poros. La intención no es privarte de comer fuera o prohibirte tus hobbies favoritos de raíz. Pero es necesario que seas consciente de tus hábitos de gasto e identifiques áreas en las que puedas realizar ajustes. Un pequeño cambio hoy puede hacer una gran diferencia a lo largo del tiempo.

Por otro lado, ¿recuerdas las deudas de las que hablamos en el punto anterior? Una gran parte suele venir de las tarjetas de crédito. Deshacerte de tus tarjetas de crédito y usar únicamente el efectivo que tengas disponible te ayudará a limitar el gasto.


3. No te limites sólo a ahorrar: invierte tu patrimonio

Posiblemente ya tengas una cuenta de ahorro, pero ¿la utilizas? Tu cuenta corriente debería contener lo suficiente para tus gastos regulares: todo lo demás debería estar en cuentas que paguen un interés. Mejor aún, invierte todo lo que puedas, y empieza cuanto antes para poder beneficiarte de la magia del interés compuesto. La mayoría de la gente suele ser aversa al riesgo. Si es tu caso puedes estudiar la posibilidad de invertir en ETFs o en Fondos Índice.

Si tus ahorros están en una lata de café sobre la nevera, no estás poniendo tu dinero a trabajar para ti. De hecho, debido a la existencia de inflacion, estás saboteando tu éxito. Como comentario adicional, resiste la necesidad de gastar cualquier paga extra o aguinaldo que recibas. Mejor inviértelo para asegurarte de continuar cosechando sus beneficios en el futuro.

4. Practica una gestión activa de tu carrera profesional

La mayoría de las personas simplemente dejan que la vida les lleve de un trabajo a otro. Si les echan de su puesto actual buscan otro similar. Y debido a la ansiedad ante la posibilidad de no encontrar otra cosa, a menudo se acogen a la primera oferta que encuentran, que no suele ser muy atractiva. A nivel de productividad, suelen hacer simplemente lo justo para evitar el despido. Y suelen ser los más interesados en unirse a sindicatos para que defiendan su puesto y salario.

Si quieres incrementar tus ingresos, necesitas gestionar tu carrera de forma activa. Las personas que lo hacen suelen cambiar de trabajo antes de que los echen. Producen más de lo que se les exige, y mantienen una lista de sus logros para poder negociar su salario todos los años. Asumen nuevos retos, trabajan en su red de contactos y actualizan su formación continuamente.

¿Cuál de los dos tipos de personas crees que está en posición de acceder a puestos más altos y exigir un mejor salario? Aplícate el cuento y empieza a ser la persona que decide su nivel de ingresos. Si no lo haces, alguien lo hará por ti. Pero en ese caso no tendrás poder de negociación.

5. Compra un coche que puedas conducir toda la vida

Puedes estar absolutamente seguro de que un coche comprado hoy valdrá mucho menos dentro de un año. Súmale a la depreciación los costes de mantenimiento y las cuotas del seguro, y ya tienes una idea del verdadero coste financiero de comprar un coche nuevo.

Cada coche nuevo que compres tiene un impacto negativo brutal en tu patrimonio. Puedes reducir los efectos negativos comprando sólo el coche que necesites. Y siempre con una visión de conducirlo hasta que necesite ser reemplazado.


6. Aporta el máximo a tu plan de pensiones

Muchas empresas ofrecen a sus empleados planes de pensiones que poseen ventajas fiscales. De hecho, muchas de ellas tienen programas en los que aportan una parte proporcional a la aportación de cada empleado. Si no te aprovechas de dichos programas, básicamente estás dejando dinero gratis sobre la mesa.

Las contribuciones a la jubilación crean un beneficio doble: retrasan parte de tus obligaciones fiscales a los años en los que menos ingresas e incrementan tus activos disponibles para generar rentabilidad. Tomar acción hoy para tu jubilación ayudará a mitigar uno de los mayores impedimentos para el crecimiento de tu patrimonio: los impuestos.

7. Desarrolla tu educación financiera

Aunque me haya dejado este punto para el final, se trata del más importante, ya que es el pilar fundamental del que surgen todos los consejos anteriores. Hoy día existen demasiados libros, videos y blogs sobre finanzas personales como para que la ignorancia financiera siga siendo una excusa válida. Aprovecha la información gratuita disponible en la web sobre ingresos, ahorro e inversión. Si no sabes por dónde empezar, conviene que visites ésta página.

Incluso tienes la posibilidad de acudir a un planificador financiero profesional. Este asesor te pueden orientar desde cómo aprovechar deducciones fiscales hasta ayudarte a crear un presupuesto personal y medir tus progresos. Aunque mucha gente prefiere no pagar por este tipo de servicios, o simplemente se avergüenzan del estado de sus finanzas como para compartirlas con alguien. Nunca te avergüences de pedir ayuda, ya que eso significa que estás dispuesto a mejorar.

Resumen

Incrementar tu patrimonio no es algo que vaya a ocurrir de la noche a la mañana. Requiere una planificación meticulosa y un deseo ardiente de conseguir que tu plan tenga éxito. Con educación financiera y un poco de determinación, tú también puedes mejorar la perspectiva de tus finanzas, y asegurarte un presente financieramente seguro y un futuro prometedor. No dejes pasar la oportunidad.

Y tú, ¿estás conforme con tu patrimonio neto actual? ¿Dónde te gustaría que esté en los próximos años? ¿Cómo piensas conseguirlo? ¿Qué sacrificios estarías dispuesto a llevar a cabo? Déjame tu opinión al respecto en los comentarios.

Publicado en Ahorro, Desarrollo Personal, Ingresos, Inversión y etiquetado , , , , , .

Soy Drago, un apasionado de las finanzas personales y de la inversión. Mi misión es alcanzar la independencia financiera y ayudarte a ti a conseguirlo. También me apasiona el deporte (sobretodo el rugby) y el heavy metal. Sigue mis pasos hacia la libertad financiera en RentabilizaWeb.com...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.