Libertad Financiera. Todo lo que deberías saber para vivir sin trabajar para otros, en una sola publicación.

¿Qué harías diferente en tu vida si nunca más tuvieses que volver a trabajar para otros por dinero? Imagínate por un momento que eres capaz de cubrir tus gastos a partir de ingresos pasivos, provenientes de tus inversiones y de tus pasiones. Muchas de tus preocupaciones más inmediatas desaparecerían casi instantáneamente. Este estado de nirvana económico es lo que denominamos libertad financiera. Y en esta publicación, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre ella.

La libertad financiera es un tema tan trillado en internet que probablemente hayas leído varias definiciones diferentes. Y aun así, seguirás tan confuso como al principio. En esta publicación te detallaré cuál es mi visión sobre el tema, al tiempo que te proporcionaré un arsenal de recursos imprescindibles para ofrecerte todo lo que necesitas saber sobre la libertad financiera en un único artículo.


¿Qué encontrarás en este post?

¿Por qué la libertad financiera es tan popular?

El término lleva rondando por los países anglosajones desde que existen best-sellers sobre el tema, a finales de los años ’90. En particular, el clásico libro “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki se hizo célebre por acercar el concepto de libertad financiera a las clases medias, de una forma amena y sin necesidad de utilizar complicada jerga de negocios.

Hoy en día, la búsqueda de independencia financiera es un fenómeno mundial. Desde hace tiempo, nuestra generación ha empezado a darse cuenta de que es posible dejar de trabajar a edades tempranas. De repente, el plan de vida de nuestros padres de obtener un título universitario, conseguir un trabajo en una gran empresa y trabajar duro hasta los 65 años para vivir de una pensión aceptable, deja de ser nuestra única opción. ¿Cómo ha ocurrido este cambio de mentalidad?

Mucho ha tenido que ver la consolidación de una comunidad de internautas en torno a la idea de libertad financiera. Se trata de la comunidad FIRE (Financial Independence, Retire Early). Son personas reales que, o bien han conseguido la plena independencia financiera, o han diseñado una estrategia que les permite vivir la vida que desean sin depender de un trabajo por cuenta ajena, y que comparten su experiencia en internet.

A medida que dicha comunidad ha ido creciendo en número y en casos de éxito, se ha ido expandiendo su mensaje a través de cada vez más blogs, entrevistas en medios, etc. Muy pronto lograrían que empecemos a hacernos dos preguntas importantes: ¿cómo han conseguido la libertad financiera? y ¿cómo puedo conseguirla yo?


¿Cómo han conseguido la libertad financiera?

A pesar de que los miembros más populares de la comunidad FIRE proceden de países anglosajones y por lo tanto escriben en lengua inglesa, aquí te doy una lista de los que a mí me resultan particularmente más interesantes, y cómo llegaron a convertirse en lo que son.

Esto no pretende ser una lista exhaustiva ni un ranking de mejores blogs. Considéralo simplemente como un conjunto de ejemplos de lo que se puede conseguir y sobre los cuales me he informado.


Casos reales de libertad financiera: Mr. Money Mustache

Mr Money Mustache

Ingeniero de Sistemas que se jubiló con su esposa en sus 30’s, año 2005, para formar una familia. Han ejercido trabajos de oficina del sector tecnológico en varias localizaciones a finales de los ’90 y principios de los ’00.

Han conseguido la libertad fianciera llevando un estilo de vida aproximadamente un 50% más frugal que el de su entorno, e invirtiendo todo ese ahorro en “aburridos fondos indexados de Vanguard” y algunas propiedades para alquilar.


Casos reales de libertad financiera:  ESI Money

ESI Money

Abogado en sus 50’s, casado durante más de 20 años. Se jubiló a los 52 años tras una exitosa carrera profesional en la cual consiguió su primer salario de 6 cifras (en dólares) a los 30 años.

Ha alcanzado la libertad financiera a base de incrementar sus ingresos activos. Ha convertido su carrera profesional en su principal activo, buscando proactivamente oportunidades para promocionar o mejorar sus condiciones laborales dentro y fuera de su empresa del momento. Y ha aprovechado los incrementos salariales para aumentar su capital invertido, principalmente en renta variable e inversiones inmobiliarias.


Casos reales de libertad financiera: Millennial Money

Millennial Money

Empleado de marketing digital, inició su camino a la libertad financiera cuando aún vivía con sus padres y le quedaban €2,36 en la cuenta corriente. Aun así, se convirtió en financieramente independiente con la increíble edad de tan solo 30 años.

Tras conseguir una promoción e incremento salarial que no le parecieron suficientes, inició un negocio de consultoría en marketing digital que no ha parado de crecer. Empezó a ahorrar e invertir todo lo que podía, aprovechando además el largo período de mercado alcista. En tan solo 5 años ya era millonario.


¿Y en España qué?

A pesar de que los miembros más populares de la comunidad FIRE proceden de países anglosajones y por lo tanto escriben en lengua inglesa, también existen algunos casos notables en España. A continuación te ofrezco algunos ejemplos, sin que por ello sean los pioneros o los únicos existentes.


Casos reales de libertad financiera: Homo Investor

Homo Investor

Ingeniero especializado de 40 años, que ha vivido en varios países de Europa y América. Apasionado de los viajes.

Ha conseguido la libertad financiera ahorrando alrededor del 50% de sus ingresos e invirtiéndolo a largo plazo, con bajas comisiones y evitando impuestos. También reconoce que ha especulado y ha tenido suerte.


Casos reales de libertad financiera: AlFinLibre.net

Jesús @ AlFinLibre.net

Ingeniero informático salmantino, emigrado varias veces. Es financieramente libre desde los 33 años. Influenciado por el famoso artículo de Antonio Rico “52 semanas, 52 libros”, comenzó a devorar literatura sobre educación financiera y a aplicar los principios básicos.

Alcanzó la libertad financiera a través de la inversión a largo plazo en acciones que pagan dividendos. No obstante, actualmente ha cambiado su estrategia de inversión a una de Cartera Permanente.


Casos reales de libertad financiera: Inversor Directivo

Alberto @ Inversor Directivo

Padre de familia numerosa, financieramente libre desde los 36 años. A pesar de lo cual, sigue trabajando para otros, invirtiendo el 50% de sus ingresos mensuales y engordando su patrimonio en €10,000 ¡cada mes!.

Empezó a invertir hace 20 años, y lo sigue haciendo sin descanso, principalmente en renta variable, inmobiliario y start-ups.


Como has podido comprobar, estas personas no han hecho magia, no han cometido ninguna ilegalidad ni tienen unas habilidades de otro planeta. Se trata de personas de carne y hueso como tú y como yo, que simplemente han tomado decisiones financieramente sensatas, han trazado una estrategia para conseguir sus objetivos, y han trabajado duro hasta que los han conseguido.


¿Cómo puedo conseguirla yo?

Probablemente has llegado a esta publicación porque, al igual que la mayoría, pienses que has desperdiciado los mejores años de tu vida esperando a que sea viernes, festivo o vacaciones, olvidándote de disfrutar el día a día durante el resto de la semana.

O porque te gustaría disponer de tiempo suficiente para dedicar a ti mismo y tus pasiones, a disfrutar de tus seres queridos, a viajar y aprender, y en general a disfrutar de todo lo que el mundo puede ofrecerte.

Necesitas encontrar una manera para abandonar la “carrera de la rata”. Esa rueda giratoria que consiste en vender tu tiempo por dinero para gastar y pagar impuestos, y volver el próximo mes a por tu siguiente nómina para volver a gastarla y pagar impuestos.

Necesitas encontrar una fórmula para no tener que aguantar jefes y perderte el desarrollo de tus hijos hasta los sesenta y tantos años. Y que encima tus ingresos de entonces dependan de los burócratas de turno. Que poco querrán hacer podrán hacer ante una pirámide de población cada vez más invertida.

commuting

El despertar

Todos estos pensamientos son más normales de lo que crees. Muchas otras personas nos encontramos en la misma situación. Yo estoy muy contento con mi trabajo: no paro de aprender cosas interesantes y tengo unos superiores que me valoran y me enseñan. Pero la trabajar para otros no es realmente mi pasión, y no lo haría si no me pagasen bien. Trabajar por cuenta ajena hasta que “se me permita” jubilarme nunca será mi opción preferida.

Llegados a este punto, es nuestra oportunidad para decidir qué hacer con nuestras vidas. ¿Nos resignamos a trabajar para otros, en algo que no nos apasiona, hasta que el Estado decida que podemos jubilarnos? ¿O existe otra alternativa para vivir la vida que queremos vivir, completamente libres?

Lo cierto es que existe, y se llama libertad financiera. En el siguiente apartado te la presentaré en persona. Espero que te enamore tanto como a mí…


¿Qué es la libertad financiera?

Si preguntas por una definición de diccionario, probablemente hayas leído que la libertad financiera es un estado personal de seguridad económica, y que ocurre cuando tus ingresos pasivos (los generados por tus inversiones o sistemas de negocio más o menos automatizados), son suficientes para cubrir los gastos que supone tu estilo de vida. O más literalmente, según la Wikipedia:

La libertad financiera se puede definir como la capacidad de un individuo de cubrir todas sus necesidades económicas sin que para ello tenga que realizar ningún tipo de actividad.

Relacionado con la libertad financiera se utiliza el término ingreso pasivo como aquella fuente de ingreso que no requiere de actividad para recibirla por parte del beneficiario.

Wikipedia

Si bien no deja de ser cierta como descripción del estado de libertad financiera plena, se trata de una definición muy literal, en la cual la libertad financiera tiene más de financiera que de libertad. El problema fundamental con esta definición rígida es su naturaleza binaria. Concibe la libertad financiera como un interruptor: es algo que o la tienes o no la tienes, dependiendo de si cubres o no todas tus necesidades económicas con tus ingresos pasivos. Menuda esperanza para la mayoría…


Mi opinión sobre el concepto de libertad financiera

Mi concepto sobre la libertad financiera es más flexible que la definición de manual que encontrarás en otras fuentes. Según la definición anterior, solo la alcanzarías si para satisfacer tus necesidades no tienes que realizar ningún tipo de actividad. Pero si yo monto un negocio que me apasiona y no me importa dedicarle horas, y además cubre mis gastos fijos, ¿de verdad no soy financieramente libre?. Pues yo exigiría igualmente ser miembro del club, oiga.

Las pasiones no son un trabajo corriente, suponen también disfrutar de la vida.

El mundo real no es blanco o negro. En mi opinión, la libertad financiera funciona como un potenciómetro más que como un interruptor. Tú puedes alcanzar niveles de libertad financiera que te permitan mejorar tu calidad de vida según tus propias circunstancias personales, tus preferencias de estilo de vida y los sacrificios que estés dispuesto a llevar a cabo. Te hablaré más sobre estos niveles en el apartado de formas alternativas de disfrutar de libertad financiera.

Es importante resaltar que un individuo que posea libertad financiera no tiene por qué tener necesariamente un nivel elevado de ingresos ni de patrimonio. Pero sí debería poder disfrutar un mínimo imprescindible de tiempo de calidad para sí mismo y sus pasiones, en contraposición al tiempo dedicado a negocios ajenos. Esto lo entenderás mejor con los siguientes ejemplos prácticos.


Ejemplos prácticos para entender la libertad financiera

La mejor manera de ilustrarte qué significa la libertad financiera en la vida real es presentándote a unos personajes ficticios, y describiéndote su situación económica en términos de ingresos (nómina, rendimientos), estilo de vida (ahorro) y patrimonio (inversiones y liquidez).

Por supuesto, la situación económica de los siguientes personajes es completamente inventada, y no tiene nada que ver con la de ningún sujeto privado o público que puedas conocer. Se trata de situaciones ficticias, a título ilustrativo.

Te anticipo que, como ocurre a menudo en la vida cotidiana, las apariencias engañan. Y cualquier parecido de estos personajes con la realidad (o la ficción) es pura coincidencia…


Esclavitud financiera: dependencia de los ingresos activos y el patrimonio

Ejemplos de Libertad FInanciera 1 - Rentabiliza Web

Jordan: la nómina de 6 cifras anuales

Ingresos. Jordan vende productos financieros en un gran banco de inversión. Ingresa €5.000 mensuales más un bonus por rendimiento. Claro que al tener una nómina tan alta, también paga muchos impuestos.

Ahorro. Por otro lado, tiene gustos caros: le gustan los trajes de €2.000, los Lamborghini, y la vida nocturna de dudosa moral. Sale todos los fines de semana y su mansión es un pasivo que requiere mucho mantenimiento.

Inversión. A pesar de vender productos financieros que dudosamente se aproximen a las necesidades de sus clientes, Jordan apenas invierte porque vive al día, y por tanto no consigue ahorrar.

Veredicto. Los ingresos altos no son una garantía para alcanzar la libertad financiera. Sin un plan de ahorro que te permita crear un fondo de emergencia, y sin un plan de inversión para generar rentas futuras, tu estilo de vida podría desmoronarse tan pronto como dejes de recibir tu nómina.

Cayetana: la heredera aristócrata

Ingresos. Cayetana gestiona los derechos de sus títulos nobiliarios. Vive holgadamente de los ingresos que proporciona principalmente su patrimonio inmobiliario heredado. No obstante, se trata de un patrimonio anticuado e impopular, que cada vez atrae menos ingresos.

Ahorros. El mantenimiento de su vasto imperio requiere de unos costes fijos elevados que dificultan cualquier ahorro. En el momento en que sus ingresos se vean impactados, podrían aparecer problemas de liquidez. Cayetana podría tener que mal-vender propiedades para afrontar obligaciones de pago a corto plazo.

Inversión. La mayor parte de su patrimonio está inmovilizada en “activos” de elevado valor cultural pero reducida capacidad para generar ingresos pasivos.

Veredicto. Heredar un imperio tampoco es la panacea para alcanzar la libertad financiera. Si tu patrimonio, por muy elevado que sea, no genera ingresos suficientes para cubrir los costes de mantenimiento que supone, podrías tener que trabajar por cuenta ajena como un vulgar plebeyo.


Libertad financiera por la vía dura y rápida

Elon, el emprendedor serial

Ingresos. Elon tiene un salario elevado en las empresas que ha fundado. Se lo ha ganado después de todo el valor que ha añadido a sus clientes, empleados y accionistas. No obstante, parecería un trabajo muy exigente en el cual emplea buena parte de su tiempo, y debido a su naturaleza implicada le cuesta delegar tareas importantes.

Ahorros. Elon tiene un nivel de vida más bien modesto para el patrimonio del que dispone. Muchos de sus gastos son servicios que ha decidido externalizar para poder dedicar más tiempo a sus empresas. Son pequeñas inversiones que le hacen la vida más fácil y le devuelven tiempo de vida.

Inversión. La mayor parte de su patrimonio está inmovilizado en sus empresas, con escasa diversificación y, al ser de reciente creación, escasa capacidad para generar ingresos pasivos (no reparten dividendos). Tal es su apuesta por lo que hace, y por aquello, en lo que cree.

Veredicto. A simple vista podría parecer que el emprendedor serial es también un esclavo de su nómina, ya que no puede dejar de trabajar si quiere mantener su estilo de vida. Nada más lejos de la realidad.

La pasión de Elon es crear y hacer crecer empresas tecnológicas que además apuestan por el futuro sostenible de nuestro planeta. Y añadir valor durante el proceso en forma de puestos de trabajo para la sociedad, impuestos para mejorar los servicios públicos, y crecimiento de capital para sus accionistas. Elon no tendrá mucho tiempo libre, pero se dedica en cuerpo y alma a su pasión, no a trabajar en negocios de otros. Es una parte de su forma de disfrutar de la vida.

Ejemplo de Libertad Financiera 4 - Rentabiliza Web

Warren, el inversor en valor

Ingresos. Warren tiene un salario holgado en el holding empresarial que ha fundado. Y en verdad lo merece al haber sido capaz de encontrar empresas infravaloradas, incorporarlas a su holding, y optimizar su cadena de valor para convertirlas en las minas de oro que son hoy día. Es cierto no obstante que el talento para encontrar y atraer este tipo de empresas, sin dedicarse profesionalmente a ello, no está al alcance de cualquiera.

Ahorros. Warren disfruta un estilo de vida bastante frugal para un patrimonio que, según Forbes, se encuentra en el top 10 mundial. Vive en la misma casa que compró hace décadas, conduce el mismo coche hasta que se le caen las ruedas, y se rumorea que desayuna en McDonald’s con su imprescindible Coca-Cola.

Inversión. La mayor parte de su patrimonio está invertido en su holding empresarial y en las empresas de su cartera, que a largo plazo no han parado de incrementar su valor. Pero hay que tener en cuenta que Warren siempre ha invertido a muy largo plazo y con una destreza y dedicación que resultarían inalcanzables para muchos de nosotros.

Veredicto. Warren es más rico y más libre de lo que probablemente tú y yo llegaremos a ser jamás, y aun así, ha escogido permanecer al frente de su imperio hasta que le flaqueen las fuerzas. No obstante, el talento de Warren para escoger las empresas que cuyo valor tiene más probabilidades de multiplicarse en el futuro se ha comprobado que no está al alcance del común de los mortales, o al menos no sin una capacidad de trabajo sobrehumana que retrasaría tus objetivos de libertad financiera hasta quizá demasiado tarde.


Libertad financiera por la vía simple y lenta

Ejemplo de Libertad Financiera 5 - Tim Ferris

Tim, y su semana laboral de 4 horas

Ingresos. Tim ha creado un negocio online de venta de suplementos deportivos, lo ha posicionado, y ha automatizado y externalizado todos los procesos relativos a su producción y comercialización. Esto le ha permitido mantener una fuente principal de ingresos mientras se tomaba “mini-jubilaciones” para viajar por el mundo. Solo dedicaba 4 horas a la semana a su negocio. Hoy día vive de los ingresos generados principalmente por sus contenidos digitales, incluidos sus libros.

Ahorros. Tim es un nómada digital. No necesita pagar una hipoteca ni disponer de coche personal para vivir la vida que ha elegido. Sus principales gastos son aquellos que le han servido para automatizar y delegar todas las tareas a las que no quiere dedicar su tiempo, y aquellos que le permiten viajar por el mundo disfrutando de la vida que siempre ha soñado. No parece una mala inversión, ¿a que no?.

Inversión. La mayor parte de su patrimonio está invertido en una cartera aburrida y diversificada de fondos indexados que han ido creando riqueza de forma lenta y sostenida en el tiempo. Además del capital en que se valoran sus negocios digitales y su marca personal. Este capital podría utilizarse en cualquier momento para suplementar los ingresos de sus negocios digitales, en caso de necesitarlo como red de seguridad.

Veredicto. Tim no solo es financieramente libre, sino que además ha montado negocios semi-automatizados basados en formar a otros. Vive la vida que le apasiona, viajando por el mundo, acumulando experiencias increíbles y enseñando a los demás para que también puedan hacerlo.


Ejemplos de Libertad Financiera 6 - Rentabiliza Web

Drago, y su aburrido plan semi-automatizado

Ingresos. A día de hoy, Drago tiene un trabajo bien remunerado en el que aprende mucho y se siente valorado. Pero no puede parar de soñar en el día en que pueda abandonarlo para viajar por el mundo. Sabe que la mejor manera de acumular capital son los aburridos Fondos Indexados, pero no le proporcionan Ingresos Pasivos. Así que ha diversificado su cartera, reservando una parte a inversiones que generen Ingresos Pasivos, mientras dedica tiempo a explorar otras formas de obtener rentas.

Ahorros. Drago tiene un estilo de vida más bien frugal en comparación con su círculo laboral. Practica el minimalismo, y por lo tanto no acumula objetos en su piso de alquiler. Prefiere invertir el dinero en experiencias que gastarlo en objetos por los que no sentirá ningún interés en el futuro.

Inversión. La mayor parte de su patrimonio permanece invertido, sobre todo en aburridos Fondos Indexados a largo plazo, y de forma completamente automatizada a través de robo-advisors. Apenas tiene que preocuparse de mirar el valor de sus activos una vez al mes para poder escribir sus divertidos Informes Mensuales.

Veredicto. No, aún no he alcanzado la libertad financiera. Pero tengo un objetivo claro, una estrategia semi-automatizada y realizo un seguimiento periódico para conseguirlo. A cierre del último mes, mi porcentaje de libertad financiera alcanzado (medido como la cantidad de mis gastos que podrían haber sido cubiertos por ingresos alternativos netos durante los últimos 12 meses) es el siguiente:


Otros ejemplos de libertad financiera

Mi estrategia no es la mejor, ni mucho menos la única viable. Como tampoco lo son las estrategias de Tim, Elon o Warren. Simplemente siguen la estrategia que mejor les funciona para sus objetivos, y que mejor se alinea con sus valores, conocimientos y preferencias de estilo de vida. La buena noticia es que hay tantas formas de buscar la libertad financiera como personas.

Por ejemplo, hay personas que fueron comprando pisos tras la burbuja inmobiliaria y hoy tienen inquilinos que les pagan las hipotecas. En cuanto dichas hipotecas queden saldadas, prácticamente la totalidad de rentas que ingresen (quitando la mordida del Gobierno) serán suyas. Garantizando así la cobertura de buena parte de sus gastos, si no todos, y por lo tanto consiguiendo libertad financiera.


Una modesta opinión sobre el modelo inmobiliario

A mí este modelo no me llama particularmente la atención. En primer lugar, implica una descapitalización inicial muy fuerte. Tienes que aportar una gran cantidad de capital en concepto de entrada, gastos e impuestos que por lo tanto no estás invirtiendo para beneficiarte del interés compuesto.

Por otro lado, no creo que en nuestro país haya seguridad jurídica suficiente para los inversores en caso de impagos u ocupación. Y por último, este modelo requiere una gestión bastante activa, y el coste de externalizar podría comerse buena parte de tus ingresos. Hay que gestionar pagos, realizar reparaciones, atender quejas, etc.

Esto no lo hace necesariamente un modelo malo, aunque sí menos automatizable y escalable, al menos en mi inexperta opinión. Pero quizá por eso, alguien podría ser capaz de utilizar su conocimiento para explorar al máximo las oportunidades que se presenten.

En definitiva, no hay un único modelo que funcione. Elige el tuyo y lleva a cabo tu plan hasta que lo consigas.


¿Cuáles son las fases hacia la libertad financiera?

Si pretendes llegar a la libertad financiera por la vía de los aburridos Fondos Indexados y las fuentes de ingresos pasivos, probablemente tengas que atravesar unas etapas bien definidas.

Bitmoji Image

Fase 1: Supervivencia

La mayoría empezamos aquí. Es la fase en la que ingresas a la población activa y te pones a buscar empleo. Con suerte tendrás ingresos que te permitirán pagar las facturas y algún capricho.

Tus ingresos podrán ser más o menos estables, pero por lo general bajos, y puede que incluso arrastres alguna deuda que esté frenando tu progreso. Tus gastos casi igualarán a tus ingresos y no tendrás ni idea de lo que significa invertir. Por algún lado hay que empezar.


working elf

Fase 2: Estabilidad

Si has encontrado un trabajo y disfrutas de ingresos más estables, estás preparado para abandonar el modo supervivencia. Tras varios meses en tu puesto, empiezas a estandarizar tus gastos y tus costumbres de consumo. Tu vida financiera se estabiliza.

Pero si vives nómina a nómina, vaciando tu cuenta cada mes e igualando el gasto de tu vecino, tu estabilidad peligra. Si tu estilo de vida depende de que recibas tu salario cada mes, estás a una nómina de la indigencia. Evita el consumismo y haz del ahorro un hábito.


Bitmoji Image

Fase 3: Despegue

Cuando despiertes a las finanzas, poco a poco el ahorro te permitirá construir un fondo de emergencia. Ya no dependes de tu nómina, sobrevivirías unos meses en caso de perder tu empleo. Tu nueva conciencia te permitirá ahorrar más cada mes, e incluso obtener nuevas habilidades para mejorar tus ingresos laborales.

Tu misión será consolidar esta capacidad de ahorro. Esto te permitirá disponer de capital para invertir e incrementar tus ingresos futuros.


riding mr.unicorn

Fase 4: Acumulación

Es la etapa en la que invertimos nuestros ahorros para hacer crecer nuestro capital. La clave es adquirir activos y reinvertir los beneficios, manteniendo una disciplina firme.

Empiezas a formarte en estrategias de inversión, te planteas unos objetivos y diseñas una estrategia para conseguirlos. La ejecutas de forma consistente durante el tiempo que sea necesario. Si mantienes la mente abierta y tu voluntad no flaquea, podrías conseguir tus objetivos antes de lo que imaginas.


Bitmoji Image

Fase 5: Abundancia

Representa la fase final en la cual has acumulado un gran volumen de capital y activos, y puedes dedicarte a disfrutar de los frutos de tu trabajo de acumulación de riqueza. El objetivo de esta etapa es convertir ese capital acumulado en ingresos regulares que te proporcionen tiempo, libertad y flexibilidad.

Tu única preocupación debería ser proteger tus activos para que duren en el tiempo de acuerdo con los objetivos que te marques.


¿Por qué deberías perseguir la libertad financiera?

La libertad financiera sobre todo te dará opciones. Si tú quieres podrás trabajar para otros, pero si no quieres no. Será una decisión pura y exclusivamente tuya y dependerá de tus preferencias de vida, no de tu necesidad de llegar a fin de mes.

Ventajas de conseguir la libertad financiera

A continuación tienes una lista de los principales beneficios tangibles de conseguir la libertad financiera:

  • Podrías despertarte a la hora que quieras y organizar tu propia agenda sin que dependa de compromisos externos, sin necesidad de sufrir el tráfico rutinario en las carreteras.
  • No tendrías la supervisión de un jefe sobre todas tus acciones ni tendrías que volver a lidiar con la gente de la oficina que menos simpatía te genera.
  • Podrías irte de “vacaciones” cuando quisieses, no cuando tu empresa te permita hacerlo.
  • Tendrías menos estrés, porque tu vida sería mucho más simple. Serías mucho más eficiente en casi todo, ya que puedes realizar tus tareas administrativas cuando todo el mundo está en la oficina.

Más allá de estas ventajas tangibles, existen dos motivos principales por los cuales deberías plantearte intentar alcanzar algún nivel de libertad financiera, que te explico en detalle a continuación.


Primer motivo: diseñar tu propio estilo de vida de forma independiente

El objetivo principal que se persigue al intentar conseguir libertad financiera es poder dedicarte a vivir la vida que quieres vivir. Desde pequeños se nos enseña a ingresar en la carrera de la rata: estudiar una carrera con buenas salidas, encontrar un trabajo en una buena empresa, ingresar mucho dinero cada mes para agotarlo cada final de mes.

Vuelvo a repetir la pregunta que te hacía al inicio de la publicación: ¿qué harías diferente en tu vida si nunca más tuvieses que trabajar para otros? A mí se me ocurren muchas cosas. Por empezar por lo más mundano, desactivaría el despertador. No porque no me guste levantarme temprano, sino porque no me gusta que me digan cuándo tengo que levantarme.

También iría a crossfit en los horarios menos concurridos, haría trámites cuando todo el mundo esté en la oficina, y reservaría hoteles y restaurantes en sus “temporadas bajas” para beneficiarme de sus descuentos. Seguramente pasaría buena parte del día planificando la siguiente aventura, sea un viaje por el mundo o una ruta en moto.

Todo esto sería posible debido a que no tendrías un trabajo por cuenta ajena en el que rendir cuentas. Serías el dueño de tu tiempo y, por lo tanto, soberano de tu vida.


Segundo motivo: trabajar por dinero ya no es una estrategia eficaz

Antiguamente podrías confiar en que al salir de la Universidad conseguirías un trabajo en una empresa mediana o grande y, si hacías lo justo como para que no te echaran, tendrías un reloj y una jubilación de oro gracias a esa empresa. En el mundo global actual, este paradigma ha quedado obsoleto por los siguientes motivos:

(i) La automatización de puestos de trabajo

Desarrollos tecnológicos como la robótica y la inteligencia artificial, están reemplazando cada vez más puestos de trabajo.

(ii) La globalización de los factores de producción, incluido el factor trabajo

Las empresas, en su lucha competitiva por sobrevivir en su sector, podrían deslocalizarse hacia donde sus costes de producción sean inferiores, llevándose consigo tu puesto de trabajo.

(iii) La crisis de los sistemas de pensiones de reparto

Sistemas públicos de pensiones de reparto como el vigente en España son la mayor estafa piramidal de la historia. En ellos, los nuevos contribuyentes de la población activa van financiando las pensiones de los jubilados actuales. Y todo ello sin que las aportaciones hayan capitalizado, y por lo tanto, sin que el capital se multiplique en el tiempo gracias al interés compuesto.

Esto podría haber tenido un mínimo de sentido cuando se creó el sistema, ya que demográficamente existían más aportadores que beneficiarios. Pero debido al crecimiento de la esperanza de vida, este ya no es el caso, al menos en los países occidentales más desarrollados.

Es ya un hecho público y reconocido que el sistema público de pensiones en España está quebrado. Y sin embargo, poco se habla de esto, ya que asusta al personal y quita votos. No quiero alarmarte, pero ningún partido político va a reformar el sistema para hacerlo sostenible. Son parásitos cuyo único objetivo es maximizar el número de votos. No ganarían nada tomando medidas impopulares que impacten al grupo demográfico más numeroso.

Por lo tanto, olvídate de que el Estado vaya a pagarte tu pensión de mañana. La han dilapidado para pagar sus votos de hoy. Es hora de que tomes las riendas de tu propio futuro y dejes de depender del Estado paternalista.


¿Cómo puedo alcanzar la libertad financiera?

Como habrás podido comprobar cuando hablábamos de los ejemplos prácticos de libertad financiera, hay muchas estrategias posibles para conseguirla. Algunas personas lo hacen invirtiendo en Bolsa hasta que pueden vivir de los dividendos. Otros lo intentan invirtiendo en pisos para alquilar.

Un grupo cada vez más numeroso lo hace invirtiendo todo lo que puede en Fondos Indexados a largo plazo, con la esperanza de amasar una gran cantidad de capital. Su expectativa es que, llegado el momento, pueda retirar no más de un 4% anual de capital para costear su estilo de vida, sin que ello suponga una pérdida de capital en términos interanuales (es decir, que los rendimientos sean mayores que las retiradas).

Sea cual sea tu estrategia para alcanzar la libertad financiera, solo hay que hacer dos cosas muy simples para conseguirla: gastar menos de lo que ingresas, e invertir la diferencia. Y hacerlo de forma consistente a lo largo del tiempo que sea necesario para cumplir tu objetivo de acumulación de capital total o de ingresos pasivos anuales. Así de sencillo.

Probablemente creías que necesitarías devorar muchos libros y cursos de finanzas personales. Pero no. Es así de simple para entender, y aun así muy difícil de conseguir. Se parece bastante a hacer dieta: todo el mundo sabe lo que tiene que hacer, pero no todo el mundo está dispuesto a hacerlo de forma firme y consistente.

Entonces, ¿cómo puedes hacer para acelerar tu viaje hacia la libertad financiera?

(i) Ingresa más dinero

  • Gestiona tu carrera laboral de forma activa, para incrementar tus ingresos por cuenta ajena.
  • Crea fuentes de ingresos alternativos, monetizando tus pasiones o vendiendo lo que no necesitas.
  • Invierte en fuentes de ingresos pasivos, ya sean dividendos, intereses, o incluso rentas de alquiler.

(ii) Ahorra más dinero

  • Utiliza el pre-ahorro o ahorro activo, en lugar de ahorrar el sobrante de fin de mes.
  • Automatiza el ahorro, de la misma forma que automatizamos el pago de facturas.
  • Aplica los mejores consejos de ahorro para tus gastos cotidianos.

(iii) Invierte más dinero

  • Define unos objetivos de inversión, diseña tu estrategia, y crea un plan para alcanzar tus objetivos.
  • Empieza a invertir cuanto antes, para aprovechar la magia del interés compuesto.
  • Automatiza la inversión para alcanzar la libertad financiera en piloto automático.
  • Lo simple funciona, huyo de gurús y nichos oscuros.

¿Qué dificultades me puedo encontrar en mi búsqueda de libertad financiera?

Todo en esta vida tiene su lado oscuro, y la búsqueda de libertad financiera no es diferente. Si bien la cultura financiera siempre resulta positiva en el mundo en que vivimos, te encontrarás con algunos contratiempos que es mejor que conozcas de antemano para poder sobreponerte con las mejores garantías.


(i) La libertad financiera puede ser un objetivo difícil de conseguir

Podría suponerte mucho esfuerzo. Si bien la mecánica de cómo conseguirla es simple, no todos estamos dispuestos a seguir los pasos indicados en el apartado anterior de forma sólida y persistente durante el tiempo necesario. Ahorrar un porcentaje importante de tus ingresos para poder invertir podría exigir privaciones y sacrificios, aunque no necesariamente. Si mantienes una mente abierta, una actitud positiva y entrenas tu fuerza de voluntad, tendrás mayores posibilidades de éxito.

Podría llevarte mucho tiempo. Dependiendo de tu estrategia escogida, de la rentabilidad anual que consigas y del capital que puedas poner a trabajar con regularidad, podrías no llegar a conseguir la suficiente libertad financiera en un plazo que consideres razonable. Quizá no estés dispuesto a esperar tanto tiempo mientras haces sacrificios. Los buenos resultados y la paciencia podrían ayudarte a mantenerte motivado.


(ii) La libertad financiera puede ser un objetivo arriesgado

No depende solo de ti. Por otro lado, la vida sigue su curso mientras tú ahorras e inviertes, y puede ponerte obstáculos que te lo hagan mucho más difícil. La Bolsa puede venirse a pique mañana mismo como ocurrió en 1929, la inflación podría escalar sin que tú tuvieras nada que ver con ello, y los políticos podrían subirte los impuestos para comprar más votos. Por lo tanto, incluso teniendo tus objetivos y estrategia bien claros, no existe ninguna garantía de que vayas a alcanzar la libertad financiera (o de que te mantengas en ella para siempre). Sé prudente, establece una estrategia sólida con fondos de emergencia y redes de seguridad, y diversifica.

Invertir implica asumir riesgos. La inversión es un pilar necesario para alcanzar la independencia financiera. Sin embargo, presenta dos problemas. En primer lugar, invertir es una habilidad con una curva de aprendizaje asumible pero importante, que puede desanimar a muchos principiantes. No obstante, en este blog aprenderás que existen fórmulas muy sencillas para invertir. Y en segundo lugar, toda inversión conlleva un riesgo de perder dinero. No pasa nada, trabajar también presenta riesgos laborales y no nos desanimamos. Simplemente tomamos medidas para protegernos contra esos riesgos. Pero has de ser consciente de que, con más o menos probabilidad, las cosas se pueden ir al garete en los mercados de un momento a otro.


(iii) La libertad financiera puede ser un objetivo impopular

Serás cuestionado. Si decides buscar tu camino hacia la libertad financiera, te adelanto que vas a despertar mucha incomprensión por parte de las personas de tu entorno. Ten en cuenta que la mayoría, probablemente al igual que tú, han sido educadas con una mentalidad más tradicional, en la cual el dinero solo puede ganarse trabajando para otros o jugando a la lotería. Se trata de una creencia tan arraigada que les costará entender que existen alternativas más gratificantes y seguras que trabajar hasta que el Estado decida que puedes jubilarte.

Serás tentado. Tendrás que ser muy fuerte para aguantar la tentación de no comprarte una moto porque te dan envidia las rutas de tus amigos. O de comprar televisores cada vez más grandes que no caben en tu loft. O mudarte a un chalet para que quepa el televisor enorme y poder hacer barbacoas una vez cada dos semanas durante 4 meses al año. La clave está en distinguir la necesidad de la extravagancia. Piensa cuáles son tus necesidades de movilidad, entretenimiento y vivienda, y no pagues más que lo que necesitas. Por supuesto, si te hacen feliz y puedes permitírtelos, ve a por la moto, el televisor y el chalet. Pero sé consciente de la utilidad que te aportan y de cuánto te alejan de tu objetivo.

Serás señalado. Algunos, los más extremistas, incluso podrían llegar a acusarte de capitalista tacaño y envidiar tu éxito, en lugar de aprender de él. Otros más interesados, empezarán a acercarse a ti al ver tu éxito, cuando antes ni siquiera querían saber de ti. Y otros incluso posiblemente aprovecharán para pedirte dinero “prestado”. Es cierto que deberás ser paciente con la gente que no te comprenda, pero aquellos a quienes más les importas seguramente te apoyarán y aprenderán de ti, lo cual creará un círculo virtuoso que incrementará las probabilidades de conseguir tus objetivos.


¿Todo el mundo puede conseguir la libertad financiera plena?

Ahora bien, una de las preguntas más importantes que suelo leer es: ¿todo el mundo puede conseguir la libertad financiera plena? La respuesta es un rotundo no. El estado de libertad plena depende de la optimización de una serie de factores que no todo el mundo puede permitirse (dadas sus circunstancias personales en particular) y que no necesariamente dependen de nosotros en su totalidad.

Imagínate que, debido al estilo de vida que te gustaría llevar, tu libertad financiera plena implicaría la necesidad de acumular un capital elevado. Por ejemplo, 1 millón de euros, para retirar digamos un 4% anual o €40.000 brutos (que luego llegará la mordida de los impuestos). Se trata de cifras astronómicas que no son alcanzables para la mayoría.

Si te encuentras cerca de los 40 años o más y acabas de iniciarte en el mundo de la inversión, lo cierto es que el tiempo ya no juega tan a tu favor. Pero esto no supone el fin del mundo, nada más lejos de la realidad. La dificultad para alcanzar la libertad financiera plena no nos debería impedir vivir la vida que deseamos.

Mejorar tus finanzas personales te permitirá disfrutar mucho más de todo aquello que te apasiona, aun cuando no puedas permitirte renunciar de forma permanente a trabajar por cuenta ajena. Y el hecho de que tengas que seguir haciéndolo se te hará mucho más llevadero.

A continuación te ofrezco un listado de niveles de libertad financiera que podrías intentar permitirte, en caso de que no pudiese liberarte por completo de un trabajo por cuenta ajena.


Formas Alternativas de Conseguir Libertad Financiera

Existen niveles de libertad financiera para todos los bolsillos. Y tú siempre podrás elegir la que más te guste y mejor se adapte a tus circunstancias. Algunas posibilidades que podrías explorar son:

Clientmoji

(i) Complementar tu pensión

Como mínimo, sanear tus finanzas personales e iniciarte en la inversión te permitirá acumular lo suficiente como para reforzar tu pensión pública. Y créeme, en el futuro te alegrarás mucho si todos los meses disfrutas de una renta extra de, digamos €500 netos. No subestimes lo que puedes conseguir.

Bitmoji Image

(ii) Mejorar tu conciliación laboral

También podrías dejar ese trabajo que no te enamora para buscar otro posiblemente con menor sueldo. Pero con mejor horario o más cerca de casa, del pueblo o de la playa, por lo cual, mejore tu calidad de vida. A lo mejor ya no necesitas ingresar €40.000 al año, sino que puedes apañarte con €25.000 y el complemento que te proporcionen tus inversiones.

Bitmoji Image

(iii) Disfrutar de “mini-jubilaciones”

Si acumulas algo de capital, en algún momento de tu vida podrías disfrutar de un año sabático (o dos) para recorrer el mundo, aprender cosas nuevas, o dedicarte a disfrutar con tus hijos. Aprovechar este tiempo para resetear tu estilo de vida, contemplarlo desde nuevas perspectivas y descansar. Y, si acabas necesitando volver a la rutina, ¡vuelve con más energía y nuevas ideas!

keyboard smash

(iv) Emprende un negocio que te apasione

Quizás tus ahorros te permitan dejar tu empleo para poner en marcha el negocio propio con el que llevas tiempo soñando. Porque cuando se disfruta de seguridad financiera desaparecen muchos de los miedos que frenan al emprendedor. ¡Conviértete en un Elon, a tu propia escala!

El mensaje clave es que existen tantas opciones de libertad financiera como seres humanos. Por lo tanto, no te limites al concepto edulcorado (y tan de moda) de “jubílese a los 40”. En lugar de eso, encuentra la fórmula de libertad financiera que mejor se adapte a tus circunstancias y a tus deseos.


Mi filosofía para alcanzar la libertad financiera

En mi caso, tengo una estrategia más o menos clara. Necesitaría acumular aproximadamente un millón de euros para alcanzar de la libertad financiera plena. Pero no me obsesiono con ello. No pienso comer arroz a diario, comprar papel higiénico ultra-delgado ni, en general, vivir una frugalidad extrema. El “lonchafinismo” no cuadra con mi estilo de vida.

La vida solo se vive una vez, y el largo plazo se me hace demasiado largo. No puedo esperar a los 50 años para empezar a vivirla. De hecho, parte de mi cartera y esfuerzos están dedicados a crear, desarrollar y cuidar fuentes de ingresos alternativos, por si nunca llego a acumular el capital suficiente en un tiempo razonable.

En cuanto al trabajo por ejemplo, no me veo haciendo lo mismo dentro de los próximos 5 años. Y tampoco puedo parar de pensar en crear proyectos nuevos. Soy millennial, y además una persona de acción. Si me quedo quieto, me aburro. Necesito que ocurran cosas, necesito hacer que ocurran.

Por tanto, ceñirme a un plan estricto, es imposible. En lugar de eso, prefiero contar con un sistema basado en hacer y hacer. Cuando se hacen cosas, pasan cosas. Cuando no se hace nada, no pasa nada. La libertad financiera no debe ser necesariamente una meta, sino la consecuencia de seguir día tras día un sistema sólido de trabajo.


Los mejores libros sobre libertad financiera

Debido a la popularidad del nomadismo digital y la libertad financiera, ha proliferado una cantidad ingente de publicaciones relacionadas con el tema. Pero no todo lo que reluce es oro. Es muy probable que si investigas la web te encuentres con algún “gurú” trasnochado que intente venderte “su” método. Anda con mucho ojo, porque probablemente quiera hacerse financieramente libre a tu costa.

Por ayudarte un poco a separar el grano de la paja, a continuación te presento un listado no-definitivo de los libros que a mí más me abrieron los ojos a esta nueva realidad. Se trata de clásicos muy recomendados por la comunidad que abordan de forma general temas como:

  • El concepto de libertad financiera y las nociones fundamentales para alcanzarla;
  • Conceptos básicas de finanzas personales como priorizar la compra de activos sobre la de pasivos;
  • Los aprendizajes que podemos extraer del millonario medio; y
  • El nomadismo digital a partir de fuentes de ingresos pasivos.

Una vez leídos estos 4 imprescindibles, podrás profundizar en lecturas más específicas sobre temas como los ingresos pasivos y, sobre todo, estrategias de inversión. En muchos artículos del blog encontrarás lecturas recomendadas relacionadas con el tema de dicha publicación en particular.

El-Millonario-de-la-Puerta-de-al-Lado-Rentabiliza-Web
La-Semana-Laboral-de-4-Horas-Rentabiliza-Web

(i) La Bolsa o la Vida (Vicki Robin y Joe Dominguez)

Inspirador libro que transformará tu relación con el dinero. Te enseñará a salir de deudas y construir ahorros, vivir una alta calidad de vida por menos dinero, transformar problemas en oportunidades para aprender nuevas habilidades, y proteger el planeta al tiempo que ahorras dinero. Recuperarás el control de tu vida al adquirir la conciencia de que es posible disfrutar de una mayor calidad de vida por mucho menos dinero.

(ii) Padre Rico, Padre Pobre (Robert Kiyosaki)

Un clásico atemporal de las finanzas personales, gracias al cual muchos empezamos el camino hacia la libertad financiera. El mensaje clave es que los pobres son pobres porque usan su dinero para comprar pasivos (cosas que generan gastos -casas, coches, etc.-), y los ricos son ricos porque usan su dinero para comprar activos (cosas que generan ingresos -acciones, inmuebles para alquilar, etc.-). Por lo tanto, los pobres trabajan por dinero y los ricos tienen dinero trabajando para ellos. La clave del éxito es pues abandonar la mentalidad de pobre y poner tu dinero a trabajar para ti.

(iii) El Millonario de la Puerta de al Lado (Thomas Stanley y William Danko)

Un libro revelador sobre los comportamientos de las personas anónimas más exitosas y las acciones que les llevaron al éxito. Descubrirás que, al contrario de lo que seguramente puedas pensar, el millonario medio es una persona que compra coches de segunda mano y envía sus hijos a escuelas públicas. Se trata de un estudio muy minucioso, pero contado de una forma muy amena, que resulta clave para entender que el éxito es tan solo fruto de gastar menos de lo que se ahorra.

(iv) La Semana Laboral de 4 Horas (Tim Ferris)

El autor nos invita a dejar de aplazar la vida que queremos vivir, y de pensar que el obsoleto concepto de jubilación es la única manera de conseguirlo. Su mensaje clave es que no tienes que acumular patrimonio hasta los 70 años para empezar a vivir. Simplemente tienes que crear fuentes de ingresos sólidas y automatizarlas para que no dependan de tu tiempo. No importa si tu sueño es dejar de depender de un sueldo, viajar por el mundo a todo trapo, ingresar más de 10.000 euros al mes o, simplemente, vivir más y trabajar menos.


Resumen

La libertad financiera ha venido para quedarse. Cada vez más personas se dan cuenta de que es posible dejar de trabajar para otros a edades tempranas, inspirados por el ejemplo de personas que ya lo han conseguido.

Se trata de un objetivo con unos pasos muy sencillos de seguir, como comprobamos en los ejemplos de este artículo. Y aun así, es difícil de alcanzar. Pero sea cual sea tu nivel de ingresos, seguramente puedes intentar mejorar tus finanzas personales al punto de llegar a un nivel de libertad financiera que te permita disfrutar mejor de la vida.

Solo necesitas información y fuerza de voluntad. Fórmate y aprende a utilizar las finanzas personales para ganar independencia para diseñar tu propio estilo de vida. Pero huye de gurús que quieran sacarte dinero para pasarte su fórmula secreta. La magia no existe, solo tienes que gastar menos de lo que ingresas e invertir la diferencia.

Define tus objetivos, diseña tu estrategia para conseguirlos y traza un plan que te lleve desde donde estás hoy a donde quieres estar.


Despedida

Si te ha gustado este artículo, dale 5 estrellas para indicarme que te gustaría recibir más contenido similar.

Si tienes cualquier sugerencia o corrección, o si quieres contarme tu propia experiencia, por favor no dudes en dejarme un comentario.

Y si te ayuda lo que escribo, puedes seguirme también en Twitter y Facebook para no perderte ningún consejo.

Por último, si te ayudan los consejos de Rentabiliza Web y quieres contribuir a mantenerlo como una fuente de experiencia independiente y libre de anuncios molestos, puedes realizar tus compras de Amazon a través del botón que aparece más abajo.

De esta forma recibiré una pequeña comisión por tu compra, por supuesto sin ningún coste adicional para ti. ¡Muchas gracias!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando...

Recibe gratis en tu correo los mejores consejos para mejorar tus finanzas y alcanzar la libertad financiera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.